Mi visita a Friburgo, una de las ciudades más bonitas de Alemania.

En esta entrada voy hablar sobre mi experiencia en Friburgo, una conocida ciudad universitaria situada en el sur de Alemania. Fue un bonito viaje familiar junto a mí tía y una amiga. ¿El motivo de nuestro viaje? Visitar a mi hermano que en aquel momento vivía y trabaja en Friburgo.

312385_10200858415484210_1977611837_n
Fotografía familiar

Friburgo es una de las ciudades más bonitas de Alemania y esta considerada una de las más ecológicas del país. Gracias a esta combinación, junto a su ambiente, su la naturaleza, y sus calles, la hacen, sin duda, una ciudad muy especial. (La verdad es que me recordó mucho a mi querida Girona, una ciudad no muy grande con un ambiente joven y un casco antiguo precioso…)

Es una suerte visitar un lugar dónde hay alguien que conoces y que esta persona te guíe para conocer los mejores rincones. Mi hermano estuvo con nosotros todo el tiempo y decidimos conocer su día a día mientras descubríamos lo mejor de Friburgo. Podríamos decir que no nos hizo falta ni mapa ni móvil y pudimos sentirnos, por unos días, como habitantes de Friburgo y no como turistas. Sin duda mi hermano fue el mejor guía que podíamos encontrar para recorrer la ciudad.

Visita la ciudad

El centro de Friburgo nos pareció muy bonito y agradable. Sus colores, sus grandes edificios, sus decoraciones, sus curiosas calles y lo bien conservado que se encuentra nos encantó. Es un placer caminar y disfrutar del ambiente de la ciudad llena de bicicletas y con gente muy amable.

64095_10200858372203128_1805202356_n
Centro de la ciudad

Paseando por su casco antiguo, además de admirar sus bonitos edificios, nos encontramos con unos pequeños canales llamados Bächle. Muchos de estos canales fueron construidos en la época medieval (durante el siglo XIII) para abastecer de agua potable a la ciudad, y actualmente se han convertido en un reclamo turístico y en un símbolo para la ciudad. A los habitantes les encantan y a los visitantes como nosotras, también! Le dan un toque especial a la ciudad con el ruido del agua correr mientras paseas.

Uno de los canales de la ciudad

Cuentan, que si tropiezas o caes en uno de estos canales te quedarás por siempre en la ciudad. Os advierto, tener cuidado! Mi hermano a su llegada cayó en uno de ellos y lleva más de 6 años en Friburgo! ¿Tendrá razón esta leyenda popular?

Otro lugar que nos encantó fue la plaza de la Catedral. La catedral de Friburgo (construida también en la época medieval) nos pareció impresionante gracias a la altura de su torre y a su ubicación. Esta se encuentra en medio de una bonita plaza llena de vida, acompañada de un colorido mercado donde podemos encontrar todo tipo de productos locales y sus famosos “frankfurts” que desde 1951 se venden en la calle. Estaban riquísimos! Además de ser unos bocadillos con mucha historia, la conocéis?

Torre de la Catedral

Otra de las cosas que más me gustó, fue lo cerca que mi hermano vive del río y de sus preciosas vistas desde la ventana. El rio Dreisam pasa por la ciudad de Friburgo y le da aún más vida. El río esta habilitado para pasear y hacer barbacoas, aunque en pleno Enero esto último era un poco complicado!

No olvidarnos de la comida y la vida nocturna de la ciudad. Vuelvo a repetir, fuimos unas afortunadas con mi hermano a nuestro lado. Probamos los cafés más grandes que he tomado nunca (aunque debo ser sincera y deciros, que nos los más buenos…), descubrimos un tipo de pizza con pan artesanal riquísima llamada Flammkuchen y como no, probamos los desayunos con leche y embutido de la Selva Negra.

385840_10200858423844419_1954756850_n
Flammkuchen

Visita a la Selva Negra

Friburgo es la capital y la puerta de entrada a la Selva NegraEs un espacio natural precioso lleno de pinos y abetos, y uno de los destinos favoritos de los habitantes de los pueblos de alrededor para practicar deporte o escapar de la ciudad. Fue lo que más me gusto de nuestra visita. La cercanía a un lugar tan natural y tan virgen como es la Selva Negra me pareció un lujo para los habitantes de Friburgo y sus alrededores.

Cogimos el tranvía 2 desde la ciudad hasta el final de la línea y allí subimos a un autobús que nos acercó hasta el funicular para subir a las pistas de esquí. Queríamos disfrutar de las vistas y ver aquellos bosques tan verdes y nevados, pero, nos lo encontramos cerrado. Así que decidimos pasear y mi hermano nos llevo hasta un lugar muy especial, un rincón del bosque, donde los árboles cobran vida.

559941_10200858412964147_837970428_n
Escultura del bosque

Paseando entre pinos y abetos descubrimos que algunos de sus árboles tenían cara y expresión. Thomas Rees, un famoso escultor nacido en Friburgo en 1959ha llenado esta parte de la Selva Negra con esculturas de madera preciosas, donde parece que los arboles cobren vida. Una bonita combinación de arte y naturaleza que no os podéis perder en vuestra visita a la ciudad alemana.

Espero que os haya gustado mi experiencia en la ciudad y sobre todo que os ayude en vuestro viaje! Espero volver pronto a esta bonita ciudad alemana.

Un comentario sobre “Mi visita a Friburgo, una de las ciudades más bonitas de Alemania.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: